ESP - tavernadelpittore

Bistrot e Carpacceria
Vai ai contenuti

Menu principale:


PRESENTACION


por Riccardo Franchini

Renato Bacchetta nace en Cassalvolone, provincia de Novara, el 25 de abril de 1947. Su vida está caracterizada por continuos movimientos que lo llevaran a trabajar no solo en Italia sino en toda Europa y el resto del mundo.
Su destino, con mucha probabilidad, está ya definido cuando sus padres deciden, después de su nacimiento, trasladarse a Gozzano, a orillas del lago de Orta, donde dirigirán durante dos años una hostería con habitaciones.
Renato es de carácter fuerte y determinado, y sabe desde muy temprano lo que quiere: es dinámico y no está con las manos en los bolsillos. Durante el ultimo año de la educación primaria trabaja en la lechería de los señores Zorzi, como mozo encargado de la entrega de la leche, recibiendo su primer sueldo. Un salario semanal de 500 liras. No solo, durante la semana, lleva incluso de casa en casa, los avisos telefónicos de la Stipel (la vieja sociedad estatal telefónica).
A la edad de 11 años, comienza su camino natural – probablemente en su Dna estaba ya todo escrito – en el mundo de la restauración. Empieza, de hecho, a trabajar en el “Bar Príncipe” de Borgomanero, y poco mas tarde, en Novara en el Restaurante Hotel “La Pérgola”. Desde ese momento no se ha parado, en una sucesión de experiencias, distintas, estimulantes que, seguramente han ayudado a formar, ese carácter e ingenio característicos de un “fuera de clase” como él ha llegado a ser a lo largo de los años y que, entre otras cosas, le han permitido aprender y hablar cuatro idiomas! 
El primer trabajo directivo estivo lo desarrolla como commis de rang en el Hotel  “Splendid” de Baveno. Después de un breve paréntesis invernal en Carisio, provincia de Turín, se dirige a la isla de Ischia, donde trabajará durante la temporada de verano en el Hotel “Excelsior” del puerto de Ischia. De la mar a los montes, lo encontramos en el invierno sucesivo en el Hotel “Duchi d’Aosta” de Sestrière, para volver con los primeros rayos primaverales a Nápoles en Campania, al Hotel “Royal”. Su talento y su capacidad organizativa no pasan inobservados, tanto es que su maestro, el señor Poltronieri, lo mandará en 1964, a la edad de 17 años todavía no cumplidos a Frankfurt, Alemania. Se trata de su trampolín de lance: no imaginaba que, a partir de ese momento, recorrería toda Europa, donde aprenderá nuevas técnicas, nuevas sugerencias, nuevas ideas, que harán de él el chef creativo e innovador que todos conocemos.
Durante casi tres años trabaja en Alemania, en el restaurante “Kupferpfanne”, en el Hotel “Frankfurtehof”, en el restaurante “Jahrhunderthallee”, en el  Hotel “Monopol Metropol” y en el  Insel  Hotel de Costanza, en el homónimo lago y en el restaurante del Aeropuerto de Frankfurt.
No pierde ocasión para probar cosas nuevas y se dirige al Hotel “Gleaneagles” de Escocia, durante la temporada abril-octubre. Regresa sucesivamente a Alemania, donde trabaja en el restaurante de la base americana de la Nato. Vuelve una vez mas al norte, donde colabora durante breves permanencias en Finlandia, Suecia y Holanda, desde donde, en 1968, se embarca en una grande nave de la compañía “Holland-American Line”, que realiza la ruta Rotterdam, Le Havre, Southampton, Quebec, Montreal. Deja la nave para dirigirse a Torremolinos, en España, donde pasa la temporada de verano, y se le ofrece en el mes de diciembre del mismo año, la dirección y la apertura de un restaurante italiano en Madrid: por fin un local todo suyo, donde poder realizarse y recoger todos los merecidos y sudados éxitos. En marzo de 1970 el diario Abc de Madrid, importante cotidiano de la capital, lo clasifica como el mejor restaurante italiano de la ciudad. Renato, sin embargo, no baja la guardia: está acostumbrado a trabajar duro, a ponerse siempre a la prueba, a merecerse los elogios y, al mismo tiempo, es consciente del hecho que no se puede acomodar y que hay que buscar siempre nuevos estímulos. Siguiendo esta filosofía, en 1972 se muda a Bilbao, donde con su hermano, abre un restaurante de cocina italiana y un club de música jazz: periódicos, radio y televisión del territorio dan resonancia al evento y el local se convierte en uno de los mas conocidos y trendy del momento.
A pesar de su trabajo y de sus numerosos viajes, encuentra el momento, en 1974 para casarse: de esta unión nacen dos hijos, Carmelo y Renato. En 1975 decide volver a Italia y toma en gestión con su hermano y durante 6 años el restaurante “S. Pietro” de Borgomanero.

Finalmente, en 1981, releva   en Arona la “Taverna del Pittore”, que lleva a cargo con éxito y entusiasmo desde hace mas de 30 años, en “punta de pincel” como él mismo ama afirmar, con la ayuda de su mano derecha el chef Giuseppe Quirico.  Es importante recordar que Bacchetta ha también creado una escuela, en el sentido que ha dado la posibilidad a innumerables jóvenes de aprender el arte culinaria, de lograr afirmarse y de, a su vez, llegar a ser validos chefs, abriendo restaurantes, ya sea en Italia que en el extranjero.

Le he preguntado a Bacchetta como ha nacido la idea de realizar un libro tan importante y fascinante. “Muchos entrañables clientes – me ha respondido – me han invitado en repetidas ocasiones a escribir un libro de cocina y les he respondido siempre que antes o después probablemente lo habría hecho.” Cual ha sido entonces la chispa que le ha hecho nacer tal decisión?

“Después de dudar e imaginar el proyecto, seguramente el sprint final me lo ha proporcionado mi adorada primera nieta, Matilde, nacida el 19 de febrero del 2008. Una niña esplendida y vivaz. Es a ella que el abuelo Renato dedica este libro.”
Aquello que se ha realizado no es solo un libro de cocina: es mucho mas! Se trata de un camino de vida, a través de recetas, de una carrera que ha llevado a Bacchetta al culmine de la restauración nacional. Es una enciclopedia no solo del gusto, sino de todos lo sentidos: buenos platos, elegantes, perfumados, refinados…. Bellos a la hora de saborearlos, antes que con el paladar con la vista! Todo ello enriquecido con fotografías de altísima calidad técnica y artística, de la mano de Francesco Ragni, un experto del sector, que ha realizado numerosos libros e ilustrado revistas de cocina, de arte, de moda.Bacchetta ha hecho de la cocina su propia vida, y ha sido seguramente premiado, ya sea por el prestigio que ha sabido desde hace años dar a la ciudad de Arona y a toda la provincia de Novara, que por los numerosos elogios recibidos de manos de sus clientes, de un publico de entendedores, de expertos eno-gastronómicos o también de simples personajes de paso, que han tenido la fortuna de poder apreciar sus inolvidables manicaretti. Renato pone, desde siempre, toda su pasión, empeño, dedicación, me atrevería a decir, en ocasiones maniaca, para conseguir que sus productos, sus platos, preparados siempre con ingredientes de altísima calidad y frescura, sean verdaderas obras maestras… obras de arte!


 
Torna ai contenuti | Torna al menu